Un cuadro doble en una sola pintura.

Un cuadro dentro de otro cuadro … ¿cuenta  doble?, ¿es “dos en uno”?,¿vale como dos pinturas o sigue siendo una sólo?. Averigua las circunstancias de este enigma que entretuvo a Yolopinto.

Hace algún tiempo  hice una pequeña reforma  en mi casa y conseguí apañar un estudio de pintura donde antes hubo  un tendedero. Estaba muy contento y para celebrarlo quise estrenar el espacio  con un cuadro de significado especial para mí.  Junté para ello dos  temas   recurrentes de mi preferencia : las personas y los árboles. 

Podría haber escrito el Retrato y la Naturaleza… o el Paisaje; pero creo que es más exacto dejarlo así,  porque no todas las pinturas que se le hacen a la gente resultan un retrato  (lo que por sí mismo constituye un misterio al que  he dado muchas vueltas y que dejo abierto a otro “post”) … y  también porque cuando pinto un árbol lo hago  como si fuera a hacer un retrato. Como la pintura a un ser  individual, con vida e idiosincrasia propia y diferenciada. Tal y como lo entiendo.

Quería pintar una persona y un árbol, juntos en mi nuevo estudio. Quería hacer una imagen un poco ambigua. Que no se viera la situacion claramente a la primera porque es así como me parece a mí que suceden las cosas. Quiero decir… así: en general. Nunca tengo muy claro qué sucede, ni porqué, ni mucho menos para qué. No lo expreso como una queja ni una molestia. En realidad es una Realidad y ya está. Me divierte intentar profundizar en los acontecimientos;  pero por deporte y curiosidad. Como el que bucea en mar abierto. De antemano se sabe que al fondo no se llega. ¿Existe el fondo?

En fin, que pierdo el hilo.

Quise pintar a M y le pedí que viniera a mi nuevo estudio. M no sólo tenía una de esas caras que no puedes dejar de mirar sino además las cualidades que más valoró en las personas: inteligencia, alegría y bondad. Y un puntazo grande de misterio. Ya ves tú: ¡que no quería tener móvil!.  ¿Y eso?. ¿Porqué una chica tan perfecta se negaba a adaptarse a lo que corresponde? ¿Qué otros misterios de su personalidad aflorarían si observaba un poco más?.

Así que le pedí que fuera mi modelo y le pareció raro pero aceptó. Las fotos que veis son el resultado de la pequeña sesión  de trabajo. Como podéis comprobar, ella es mucho mas bella de lo que pude reflejar. Y de “misterio” nada. Es un retrato fallido. Los pintores esperamos desvelar la esencia de nuestros modelos. Si un pintor elige dedicarse al retrato creo que ese es el principal motivo. A veces se acierta de pleno y otras no. No tengo ni idea de qué depende ¿Qué es lo que hace de una pintura, un cuadro, algo “real”?

Es esta pintura no veo a M. Veo a una chica muy maja y simpática acariciando a “Curra” ( a la que por cierto corté de la peor manera…) y mirando sonriente a no se sabe qué o quien.

El árbol sin duda me quedó mejor.

Elegí unos prunus que viven en la misma orillita del lago de la Casa de Campo y que conozco bien. Prácticamente les saludo todos los días en mis paseo matutinos con Curra y Gaspar. Saludo también a los patos, las ocas, las urracas y todo tipo de bicho que madruga y que me soporta al pasar. Quisiera ser Dick Van Dike pero me temo que me ven como alguien que se escapó de “Amanece, que no es poco”. Pero en esas soy feliz. Las cosas como son. Y es lo que quiero pintar a menudo. No me van nada los malos rollos. Soy cobarde y escapista. No me quieras si no te gusta.

Bueno. El resultado de pintar en un solo cuadro estos dos motivos fue el que has visto. Quise que pudiera parecer que la persona está en la orilla del lago, al lado de los cerezos en flor. Quise que luego, enseguida, uno se diera cuenta de que en realidad la chica está junto a un cuadro…y que uno pudiera preguntarse si hay diferencia. Me refiero a diferencia entre estar al lago de un lago o del cuadro de un lago.

¡Yo ya sé que “hay diferencia”! No se me fue tanto la cabeza. Es sólo que a veces esa diferencia no importa; siempre, claro está, que la pintura sea muy buena:una obra de arte.

Otros posts en la categoría de Pinturas.

Yolopinto, Benita y la curiosidad

Acuarelas que cuentan historias. Yolopinto, Benita y la curiosidad. Creo que soy una persona bastante curiosa aunque por desgracia, mi curiosidad no está bien dirigida. Me gustaría sentir interés por la informática, por ejemplo. Y no hay manera. También me...

leer más

Acuarelas del jardín Botánico. La técnica

Acuarelas del jardín Botánico. La técnica. No siempre he pintado de la forma en que ahora ves. Hubo un tiempo en el que  pintaba realmente muy bien. Pero algo no funcionaba. Compartía el estudio con una buena amiga  que decía que le daba mucho meneo y que...

leer más

Dando clases y parejas perfectas

Dando clases y parejas perfectas. Una vez a la semana doy clases de acuarela en una academia o estudio de arte. Me temo que no soy muy buen profesor o al menos no soy un profesor al uso, porque no hago suficiente hincapié en cómo deben hacerse las cosas,...

leer más

Tu me dices lo que quieres... y yo lo pinto

Arte por encargo

Si estás buscando un regalo muy especial, este es un buen lugar. ¿Para quién es?, ¿Cuál es el motivo?.
Cuéntame esa historia que hay en esa fotografía que tienes en mente, envíamela y yo la pinto. 

Acuarela Yolopinto

Si buscas un acierto mágico y diferente, elige Yolopinto.

Retratos en grafito

Si estás pensando en un retrato con ese misterio del blanco y negro.

Acuarela Troppovero

Elige Troppovero si buscas trasladar fielmente a la acuarela tu fotografía

Retratos al Óleo

Si quieres el retrato con la técnica de los clásicos y un toque actual.