Estoy en el metro, esperando en la línea 6. Voy al centro a por nuevos cuadernos que llenar – me pregunto si demasiado compulsivamente – con nuevas acuarelas. Entonces las veo. Otra vez. No es esta la primera ocasión que me cruzo con ellas en el metro. Llaman la atención. Intentaré hacerles una foto para que lo veas. Son gemelas idénticas. Es difícil pillarlas quietas. A lo mejor intuyen que las observo. Lo intuyen por partida doble. Lo intuyen con doble intensidad. Son tan idénticas que me hacen dudar que sean realmente dos personas. Llevan ropa diferente pero del mismo idéntico estilo. Taconazos y medias negras. Saco de paño corto, gorrito de visón, joyas y boquitas pintadas. Y las dos parlotean al mismo tiempo. ¿Que tendrán que contarse? ¿Se sienten solos alguna vez los gemelos? Quizás también les ocurra entre sí lo que me ocurre a mí, a veces, cuando me encuentro con un espejo, y digo “anda, mira: ¡un extraño!”.

Aquí encontrarás toda la información para encargar tu regalo original y personalizado

Encargar tu acuarela